miércoles, 8 de abril de 2015

Duele más cuando no sabes qué causa el dolor.

Estoy cansada ya de llorar y reír a intervalos irregulares, de cambiar de sentimientos casi tanto como el tiempo. Estoy harta de no saber qué hacer, de luchar contra lo invisible, lo innombrable. No quiero seguir en este monótono despertar con el que me choco cada vez que me levanto, con la dura realidad que me azota a cada momento. ‘Quiero verte sonreír’ me repiten, pero ¿acaso alguien es capaz de entender por lo que pasan los demás? No pueden decirme que sea feliz, que me olvide de todo, cuando no saben cuánto duele, cuando no saben ni qué es lo que realmente ocurre. Las lágrimas se me escapan en el más inesperado e incorrecto momento, y todos interpretan que lloro por idiota cuando en realidad no saben que por dentro estoy rota en cien mil pedazos, tantos que costará volver a unirlos. Estoy llena de tantas heridas que tardarán milenios en cicatrizar. Y duele, no se imaginan cuánto y todavía no entienden que el dolor más cruel no es el físico, duele más lo que nos hacemos con la mente. 


13 comentarios:

  1. buenas guapa, termine mi post, y por casualidad( que no creo en ellas) el primero que encontre fue el tuyo, sabes lo realmente curioso? nos sentimos iguales ambas al despertar esta mañana,
    pienso que este dolor es insoportable, te quema el corazon, aniquila la cabeza y destruye el alma. Pero otra cosa importante, en la vida todo pasam tanto lo bueno como lo malo, asi pues, todo pasara, estoy segura, Superaremos la carrera y con matricula de honor. Positividad!
    un placer leerte. nos comentamos, besikos
    http:gusanitosvoladores.blospot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario, realmente me ha encantado leerlo :)
      ¡¡Un beso enorme y ánimo!!

      Eliminar
  2. Impresionante. Me encanta lo que escribes, pienso que es muy humano y cercano a la realidad. Pero esto ya me ha dejado en estado de shock. Es impresionante como lo has expresado todo y la manera en la que la foto que has elegido me ha hecho sentirme aún más parte del dolor de la protagonista. Sigo con mi propuesta de que escribas una historia un poco más larga, porque es increíble tu manera de escribir.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Laura. Me alegro mucho de que te guste tanto, es increíble poder transmitir mis sentimientos a otras personas y que me recompensen con palabras como estas. Estoy en ello :)
      Un beso!

      Eliminar
  3. Me sentí identificada con tu relato. Pasé por eso. Nadie puede decirte como sentirte y muchos no entienden cuando duele en el corazón (y no es que estes teniendo un paro cardíaco). Pero todo pasa. Todo se supera y una sigue adelante buscando las cosas buenas que tiene la vida.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario Di, está claro que la vida es una de cal y una de arena, sólo hay que tener paciencia mientras pasa la tormenta.
      Un beso!

      Eliminar
  4. Ya me he sentido identificada con solo leer el título, imagínate como ha sido al leer el texto. Todo el mundo hemos pasado por eso alguna vez (o más :P), y aún así eso no hace que duela menos.
    Por cierto, me alegra que hayas vuelto!
    Besoos infinitos~!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro (o no) de que te hayas sentido identificada. Hay que mirar siempre hacia adelante :)
      Un beso y gracias Infinite!

      Eliminar
  5. Una entrada tan propia pero al mismo tiempo refleja lo que vivimos cada uno de nosotros, somos personas pero sufrimos. Somo seres que estamos hechos para compartir sin embargo no siempre sucede como queremos.
    Te mando un abrazo enorme y nos leemos :3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto, lo has descrito a la perfección :)
      Un beso!

      Eliminar
  6. Qué bonito escrito, de verdad lo haces MUY bien. Todo pasa con el tiempo, y de lo menos esperado aprendemos algo. Saludos ;)

    ResponderEliminar
  7. Hola Marina
    Me siento totalmente identificada contigo. No sólo porque nos llamamos igual, sino por todo eso que has escrito.
    A cada persona nos duele distintas cosas, y nadie tiene derecho a juzgar o a decirnos por lo que debemos llorar o por lo que no. Y muchas veces, aunque realmente no haya ocurrido nada, a la mínima cosa ya nos venimos abajo. Porque son tantas las heridas que llevamos con nosotros... tantas las que se suman con el tiempo, que a veces dudo que esas partes fragmentadas de nosotros vuelvan a estar como al principio.
    Pero bueno... todo se pasa con el tiempo. Y hay que seguir adelante. Por nosotros, por nuestros sueños, y porque vida sólo hay una, y tenemos que intentar quedarnos con lo mejor.
    Desde aquí te mando un beso muy grande :3

    ResponderEliminar