martes, 9 de julio de 2013

Llorar...

Las lágrimas caían por su rostro de manera irremediable, no encontraba forma de parar aquella cascada salada, ni de frenar la pena que producía dicho mar de lágrimas.
Aunque nada que ver con la torrencial lluvia que caía fuera, bañando los cristales, donde las gotas jugaban a ver cuál era la más rápida. Se quedó mirando estas incansables carreras sobre el cristal, poco a poco, las lágrimas fueron cesando, sus ojos se fueron cerrando, sus párpados pesaban cada vez más. Y así, se sumió en un sueño, que más que eso, eran continuas pesadillas que la atormentaban sin cesar.


16 comentarios:

  1. Hola, me gusta mucho esta reflexión tan triste. Es relajaste ver caer la lluvia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te guste Marta :)
      Muchas gracias y un beso!!

      Eliminar
  2. La lluvia relaja, relaja tanto que es capaz de conseguir que dejemos de llorar, porque sus gotas son más fuertes que nuestras lágrimas y no se cansarán de caer porque probablemente no tengan dolor. El dolor cansa y eso se refleja en nuestras pesadillas, pero depende de cómo lo veamos, probablemente, al día siguiente, nos sentiremos más libres, más tranquilos, porque nos dimos cuenta que mientras nuestras lágrimas cesaron, ahí afuera, todavía caía un buen torrencial...
    Me ha encantado la entrada, Marina :)
    ¡Un beso muy muy muuuy grande! <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bonita reflexión has hecho a partir de mi entrada. Preciosa!
      Muchas gracias por tu comentario :)
      Eres genial! Un beso enorme^^

      Eliminar
  3. Yo adoro la lluvia, a mí me hace pensar que en esos días podemos conseguir lo que nos propongamos, nos ayudan a ser fuertes (o al menos en mi caso). Para mí ver llover tiene algo mágico. No sé explicarlo. Me encanta tu blog. Me quedo por aquí. Un saludo! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :) Me alegro de que la lluvia te haga sentir tan bien y de que te guste tanto.
      Un besoo^^

      Eliminar
  4. Justamente como me siento.
    Me encanta la lluvia y sobre todo cuando se mezclan con tus propias lágrimas.

    Un saludo^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una sensación horrible y que a la vez nos da paz...
      Un beso :)

      Eliminar
  5. ¿Quién no se ha quedado dormido llorando? Me encanta la sensacción de la lluvia ahí fuera...
    Besos.

    quieroperseguircontigoelamanecer.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo ya he perdido incluso la cuenta...
      Un beso preciosa!!

      Eliminar
  6. Ya soy tu seguidora :) Me encanta tu blog♥

    ResponderEliminar
  7. wow menudo texto sigue así y publicarás un libro ;)

    ResponderEliminar
  8. Es bueno dejar salir esa lluvia torrencial, va con una carga de sentimientos que deben fluir, de lo contrario el alma sigue sufriendo.


    Abrazos Marina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Toda la razón, debemos desahogarnos, cada uno a su manera.
      Un beso^^

      Eliminar