lunes, 11 de marzo de 2013

Mi luna, tu luna. Nuestra luna.

La luna, testigo de múltiples noches en vela, de tantos escritos, de tantas palabras, de miles de promesas. Silenciosa cómplice de nuestro amor fugitivo, de nuestra ternura, de besos rápidos y abrazos infinitos, siempre atenta a nuestros pasos. Testigo de ríos de lágrimas y torrentes de risas, de miradas de amor y peleas de almohadas. Prueba de un amor eterno,  de gritos ahogados debajo de las sábanas. Confidente de mis pensamientos, de mis palabras de amor y de nuestros secretos. Mi luna, tu luna, nuestra luna. Ahí arriba, impasible, ve todo y aún así también lo calla todo. Eterna señal de un romance sin final, de un cuento sin príncipe ni princesa, de una novela real, de nuestro cuento. 


Pobre solitaria, juega a comerse las estrellas, mientras nosotros jugamos a  comernos con la mirada y nos devorarnos a besos.

12 comentarios:

  1. Hola: muy bonita reflexión sobre lo el significado metafórico de la luna. Como siempre, un texto muy lírico... seguimos en contacto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :) Me alegro de que te guste!! Muchas gracias preciosa!!^^

      Eliminar
  2. Que bonito, me ha gustado mucho ^^

    Besos ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :) Muchas gracias, me alegro de que te haya gustado ^^

      Eliminar
  3. un texto precioso!!!

    BESOS, REBECA
    http://princess-re.blogspot.com

    ResponderEliminar
  4. Me ha encantado, precioso! Más nominaciones de premios :) http://coxaneositios.blogspot.com.es/2013/03/2-premios-mas.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :) Me alegro de que te haya gustado!!^^
      Graciiias :D

      Eliminar
  5. Me encanta, la Luna siempre ha sido algo especial para mi, es algo hermoso, tal por mi nombre, mis padres dicen que soy la luna en humana, no lo entiendo, pero soy blanquita como la leche :3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :) Me alegro de que te guste el texto y que te sientas tan identificada con la luna^^ Es algo hermoso, sin duda!
      Un besootee!!

      Eliminar
  6. Un conejo se ofreció a Quetzalcoatl cuando el moría de hambre. Quetzalcoatl acarició al animal y le dijo, tu no eres un simple conejo, todo el mundo, para siempre te ha de recordar y lo levantó muy alto, hasta la luna... Ahí tienes tu retrato en luz para todos los hombres, para todos los tiempos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué fragmento más bonito...Precioso! Gracias por compartirlo ;)

      Eliminar